Nova88 nombra a Joe Cole como embajador de la marca – Noticias de la industria europea del juego

Tiempo de lectura: <1 minuto

La Oficina de Impuestos Internos de Filipinas ha anunciado que los ingresos fiscales de los operadores de juegos de azar filipinos en el extranjero (POGO, por sus siglas en inglés) disminuirán este año.

El comisionado adjunto de BIR, Arnel Guballa, dijo a los senadores que las últimas proyecciones muestran que los ingresos fiscales de POGO se fijan en 3.92 mil millones, solo la mitad de los 7.18 mil millones en 2020 …

Esto se basa en las ventas de enero de 327,2 millones, lo que corresponde a una disminución del 69% en comparación con el año anterior, multiplicado por 12 meses.

Victor Padilla, gerente senior de juegos en alta mar en Philippine Amusement and Gaming Corporation (PAGCOR), dijo que solo hay 38 licenciatarios operando de un máximo de 61 compañías antes de la pandemia.

Los POGO tuvieron que cerrar en 2020 debido a los bloqueos de COVID-19. Se les permitió reabrir en mayo, pero se les pidió que liquidaran las tarifas pendientes con el BIR.

El Comité de Medios y Arbitrios del Senado estaba trabajando en proyectos de ley que establecerían las reglas fiscales para los POGO. En esta medida, los licenciatarios pagan un impuesto de franquicia del 5% de los ingresos brutos del juego, mientras que los empleados extranjeros están sujetos a una retención del 25%. Esto supone que ganan al menos 600.000 al año o 50.000 mensuales.

Estas tasas impositivas se aprobaron originalmente bajo el Bayanihan para ser restauradas como la Ley Única, pero las empresas de POGO recurrieron a la Corte Suprema para detener la implementación.

«Es su reclamo que una vez que el extranjero ha obtenido su visa de trabajo, estos extranjeros deben ser gravados como un ciudadano filipino común o un empleado extranjero residente», dijo Guballa durante la audiencia.

El funcionario de BIR agregó que las empresas de POGO también insistieron en que no deberían pagar ninguna tarifa al BIR porque están registradas en el extranjero y no tienen ingresos de Filipinas.