Dentro de la población inmigrante de la zona escandinava, la comunidad de hispanohablantes es una de las más pequeñas. No obstante, hay algunas personas, como los latinos que han sabido adaptarse a este país y seguir disfrutando de su carisma, amabilidad, música y más. Hay quienes recurren a sitios web como griseflaks.com a fin de ganar dinero. No obstante, queremos hablar a continuación sobre el día a día y la vida de los hispanohablantes en Noruega.

¿Por qué los hispanohablantes acuden a Noruega?

Se calcula que aproximadamente un 64% de los hispanohablantes han migrado al país debido a una visa de reunión familiar. Por otro lado también se encuentran las personas con visa de estudiante, las cuales representan solo el 18%, los trabajadores calificados se encuentran en el 14%; los refugiados políticos que vienen de países latinoamericanos son el 3% y el resto de los inmigrantes que buscan empleo o con visas tipo fiancé están en el 1%.

De acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadística, se estima que hay aproximadamente 6.100 personas de España en Noruega. Ahora bien, podría decirse que este número es mayor, puesto que hay muchas personas que no realizan el registro en la embajada. Las ciudades que albergan mayores cantidades de españoles son Oslo, Bergen y Trondheim.

Ventajas y desventajas de vivir en Noruega

Noruega cuenta con muchos aspectos positivos para quienes deciden vivir en el país. Algunos de ellos son los siguientes:

·       La seguridad

En este país escandinavo hay una fuerte campaña con el fin de disminuir los niveles de violencia. Incluso, la cultura local es muy pacífica, la gente es amable y siempre se evitan las situaciones bélicas o conflictivas. Las ciudades de Noruega casi no sufren de crímenes o vandalismos. Además, la tasa de homicidios, robos o violencia es una de las más bajas que hay en todo el mundo.

·       Poca contaminación

A pesar de que sí existen factores contaminantes, la realidad es que estos son muy escasos. Y se sabe de forma oficial que este país se ha consolidado con un nivel emisor de contaminación muy bajo en comparación con otras naciones. A su vez, su ecosistema es muy hermoso y las personas se han comprometido a cuidarlo. De esta manera, la esperanza de vida es de 82 años.

·       La Educación

Aunque se trata de educación pública, esta es considerada por muchos como una de las mejores que existen en toda Europa. Además, estudiar en Noruega es sinónimo de grandes oportunidades de éxito.

Existen carreras muy variadas que se adaptan al gusto de cualquier persona. Además, no se trata de una educación exigente o demasiado estricta para los inmigrantes. Incluso, es posible hacer una equivalencia en cuanto a relaciones de estudios y grados que se han hecho en otros países y se implementa el grado al que corresponde en Noruega.

·       Sistema de salud

Este país tiene un amplio sentido de riesgo en cuanto a enfermedades, siendo capaz de evitarlas al mayor grado posible. Oficialmente, el riesgo por enfermedad en Noruega es mucho menor al que tienen otros países. El sistema de salud es muy avanzado y dispone de tecnología de vanguardia.

Por otro lado, también se encuentran algunas desventajas con las que los hispanohablantes se topan en Noruega. Algunas de ellas son las siguientes:

·       Un costo de vida elevado

Vivir en este país puede resultar un poco complicado económicamente hablando, en especial para las personas que provienen de países latinoamericanos donde los ingresos suelen ser pequeños. Por ejemplo, una botella de agua puede tener un costo de entre 3 a 5 $, y los servicios básicos de agua, gas, electricidad y aseo se ubican entre 170 y 200$.

·       Trabajos duros

En el caso de los inmigrantes provenientes de España, hay muchos que llevan a cabo trabajos que los noruegos no desean, ya que son mal pagados y duros. Sin embargo, como tratan de ganarse la vida, estos empleos les resultan perfectos.

¿Cuáles son las comunidades hispanohablantes más numerosas de Noruega?

Podría decirse que una comunidad hispanohablante está compuesta por un grupo de personas del mismo país o región y que se encuentran más o menos organizadas. Puede que estas hayan alcanzado una participación dentro de la agenda cultural o escalado entre la sociedad noruega.

En Bergen, la comunidad latina predominante son los chilenos, los cuales han logrado mantenerse en un constante éxodo transgeneracional desde los años 70s. Además, en la misma ciudad se encuentra probablemente, la colonia más importante de españoles. Desde allí, se puede acceder a los fiordos y sirve como parada para cruceros con turistas.

Stavanger destaca como la capital noruega en la que rebosa el petróleo, y se trata de un lugar lleno de venezolanos. Vale la pena destacar el hecho de que la empresa petrolera Equinor empezó sus operaciones con Venezuela desde 1994 y desde hace varias décadas se movilizan recursos naturales entre ambas naciones.

A su vez, hay colombianos, peruanos y mexicanos que forman comunidades con 300 personas o más, pero los mexicanos son los más dispersos en toda Noruega, encontrándose muy al norte, como en Svalbard o muy al sur, como en Karmøy.

Buscar trabajo en Noruega

Con el fin de buscar trabajo, es recomendable valerse de los contactos. Cuando alguien menciona que busca trabajo, siempre puede haber alguien que conoce a otro que puede ayudar. La mejor época del año en la que se puede encontrar trabajo, especialmente en el área de turismo, es desde marzo o abril en adelante; después, se puede trabajar hasta la temporada de verano, que puede llegar hasta septiembre.

No es necesario saber noruego para encontrar trabajos especializados en los que se necesite una gran formación, ni tampoco manejar un excelente inglés. Hay muchas ofertas de trabajo en el que se puede hablar español y sacar el máximo provecho al potencial como hispanohablantes.

Una posibilidad es buscar trabajo como profesor de español en una academia, y también hay quienes se interesan en recibir clases particulares. Esto puede convertirse en una fuente de ingresos ideal para ganar un dinero extra o para trabajar a tiempo completo, siempre sacándole el máximo provecho a la vida de los hispanohablantes en Noruega.